agosto 08, 2009

Colonia, Una Ciudad con Vistas II

Interior del Museo Romano-Germanico de Colonia

Érase una vez un zapatero, que para su desgracia, llegó a ser tan pobre que todo lo que le quedaba era cuero suficiente para fabricar un solo par de zapatos. Aquella tarde cortó el cuero y decidió trabajar en los zapatos por la mañana. Se dejó caer lentamente en la cama, encomendó su alma a Dios, y se quedó dormido. Al día siguiente, muy temprano, rezó sus oraciones, y se dispuso a realizar su trabajo, cuando vio que los zapatos estaban terminados y colocados en el mostrador. Tomó los zapatos en sus manos para poder mirarlos de cerca, y comprobó, para su asombro, que era un trabajo perfecto. Los zapatos eran una obra maestra.

En la Heinzelmännchen Brunnen, situada en Am Hof, al sudoeste de Roncalliplatz, centro histórico de Colonia, encontraréis el final de la historia, así como la peculiar adaptación que aquí se hace del célebre cuento de los hermanos Grimm.

Vista lateral de la Catedral de Colonia

Köln, Colonia. Las siglas CCAA designan a esta ciudad, bautizada por los romanos hacia el año 50 d.C. Colonia Claudia Ara Agrippinensis, en honor de Agripina, esposa de Claudio, y madre de Nerón, que nació en ella.

La huella romana, visible aun en la ciudad, la recoge casi en su totalidad, el Römisch Germanisches Museum. Un completo panorama de la historia romana en Colonia, con un espíritu claramente didáctico, exponiendo las piezas por temas, bronces, cerámicas, finas piezas de orfebrería y joyería, muy bien distribuidas y con una cuidada iluminación. Mención especial merece la fascinante colección de vidrios, tanto por su acertada disposición, como por la variedad de la tipología mostrada y su excelente estado de conservación.

Debe reseñarse también el Mosaico de Dionisios, de casi 70 m2 y que se conserva prácticamente intacto. La ciudad fue adquiriendo una creciente importancia, y durante la Edad Media se convirtió en un referente dentro de Europa, por su floreciente economía, así como en el mundo de las artes y las ciencias, y también como centro de peregrinación, gracias a las reliquias de los Reyes Magos, traídas por orden de Federico Barbarroja en el s.XII. Se conservan en el Relicario de los Reyes Magos.

Vidriera de la Catedral de Colonia

Disponer de un edificio acorde con la importancia de las reliquias provocó la construcción de la Catedral de Colonia, inspirada en las francesas de Amiens y Beauvais. La primera piedra se colocó en 1248, y fue terminada en tiempos del emperador Federico Guillermo IV de Prusia, en 1880. Hoy en día es una de las catedrales más espectaculares del Viejo Continente, tanto por sus proporciones como por la fascinación que provocan las vidrieras de su interior.

Sobrevivió a la devastación de la II Guerra Mundial, y permite intuir algo del esplendor de esta ciudad, situada a orillas del Rin. La visita a este templo por sí sola justifica el viaje.

Igualmente testigos de la gloria medieval de Colonia, son las diversas iglesias románicas como Gross Sankt Martin, Sankt Maria im Kapitol, Sankt Pantaleon, Sankt Ursula, Sankt Aposteln, Sankt Gereon, Sankt Kunibert, Sankt Severin, y otras que también merecen ser mencionadas como Sankt Maria Lyskirchen, Sankt Andreas o Sankt Georg.

Prácticamente, ninguna superó indemne los bombardeos aliados de la II Guerra Mundial, y han debido ser reconstruidas, hasta donde ha sido posible, lo que a la vista de los paneles fotográficos expuestos en muchas de ellas mostrando su estado tras los bombardeos, se ha realizado de forma impecable.

St. Aposteln, Colonia

Algunas, como Sankt Kolumba no se han reconstruido, y otras ya no se dedican al culto, como Sankt Cäcilien, que alberga el interesantísimo Schnütgen Museum. Todas son de visita obligada, y provocarán que el visitante cambie su idea acerca de la arquitectura románica, mostrada aquí en todo su esplendor.

Iglesias de diferentes estilos, que no pueden dejar de ser visitadas, son Trinitatiskirche, Kartäuserkirche, Sankt Maria von Frieden, Antoniterkirche, Minoritenkirche, Sankt Maria Himmelfahrt, Sankt Heribert y Sankt Stephan.

Colonia posee un gran número de museos. Curioso resulta el Imhoff Stollwerck Museum Schocoladenmuseum, el Museo del Chocolate, donde podemos seguir el recorrido del cacao desde las selvas tropicales hasta nuestro apreciado chocolate, en las formas más inverosímiles, y que aquí, para delirio de los golosos, culmina en una gran fuente de la que mana chocolate caliente.

Celdas de prisioneros en la DE-Haus de Colonia

Más dramática es la visita a la DE-Haus, la casa que la GESTAPO requisó al comerciante Leopold Dahmen, para convertirla en su sede regional. Resulta irónico que prácticamente todo a su alrededor fuera destruido por los bombardeos, y esta casa permaneciera intacta. Hoy alberga una interesante exposición sobre la Alemania nazi, particularmente en Colonia, y resulta difícil contener la emoción al recorrer las desnudas celdas con sus paredes cubiertas por las desesperadas palabras de los prisioneros.

Pero si hay un museo que atrae al visitante es el Wallraf Richartz Museum, uno de los museos de arte más importantes del mundo. Debe su existencia al coleccionista y rector de la Universidad de Colonia, Ferdinand Franz Wallraf, y al marchante de Colonia Heinrich Richartz. El museo se inauguró el 01 de julio de 1861. Tras la destrucción de la II Guerra Mundial, el nuevo museo abrió sus puertas en 1957, pero debido al constante incremento de sus fondos, merced sobre todo a las donaciones, como la del matrimonio Ludwig, fue necesitando nuevos espacios, hasta llegar al impresionante y singular edificio construido por Oswald Mathias Ungers en 2001, que tras la donación realizada por el coleccionaista Gérard J. Corboud, se denomina Wallraf Richartz Museum – Fondation Corboud. Entre otros artistas tenemos a Lochner, Dürer, Lucas Cranach el Viejo, Rubens, Rembrandt, Van Dyck, Teniers, Corot, Renoir, Monet, Manet, Sisley, Van Gogh, Cézanne, Gaugin..., lo que da una idea del atractivo de este museo.

Unido en su historia con el anterior, el Museum Ludwig de arte contemporáneo reúne en sus fondos a Macke, Klee, Dalí, Jasper Johns, Picasso, Chagal, Kokoschka o Kandinsky. Un edificio que acoge los restos de un antiguo monasterio franciscano, y que hasta 1986 albergó el Wallraf Richartz Museum, es actualmente el Museum für Angewande Kunst, el Museo de Artes Aplicadas, con una gran colección de todas las épocas y lugares.

Museo de la Ciudad de Colonia, antiguo Arsenal

Otro edificio singular es el antiguo Arsenal, hoy día el Kölnisches Stadtmuseum, el Museo de la Ciudad, con una buena serie de objetos, curiosas reproducciones de viviendas burguesas y una gran maqueta de la ciudad.

Köln Tourismus ofrece información sobre lugares que merecen ser visitados, como las grandes plazas, Neumarkt o Alter Mark. Una buena ocasión de visitarlas, al igual que la ciudad, es durante la Navidad, cuando se llenan de mercadillos, puestos de comida típica, especias, atracciones para los niños, artesanía de gran calidad, y una colección de adornos navideños que asombran al visitante.

Quemador de incienso

Íntimamente unido al espíritu festivo que reina por la ciudad, sus habitantes afirman que Colonia es la ciudad más mediterránea de Alemania, se encuentran las cervecerías, siempre llenas, donde comer y beber la típica cerveza de Colonia, la kölsch, en sus diversas variedades. 

La historia de la cerveza ha escrito algunas de sus mejores páginas en Alemania, donde hoy día se sigue fabricando según la Ley de Pureza, que data de 1516. Colonia ofrece diversas muchas opciones gastronómicas, desde restaurantes tailandeses, hasta la alta cocina turca, con el Bizim, tal vez el mejor del país, además de algunas de las cervecerías mas famosas de Alemania, donde comer especialidades típicamente kölsch, como el Kölsch kaviar, la Bockwurst, Himmel und Áad, el Hämmchen, o el Decke Bunne met Speck. El mundo del pan, la pastelería, los vinos y la cocina basada en el cerdo, que podemos disfrutar en aquí, merecería por sí mismo un reportaje…

Gross St. Martin

Lugares como Brauhaus Sion, Braueri zur Malzmühle, Brauhaus Päffgen, Früh am Dom, Papa Joe's Biersalon, Gaffel Kölsch, Bei d'r Tant, Peter's Brauhaus, o Biergarten Küppers, deben visitarse. No hay que olvidar el Carnaval, una de las mejores fiestas de Europa, y espectáculos como la Cabalgata del Lunes de las Rosas. Como última curiosidad, os diremos que en esta ciudad inventó el italiano Farina, hacia el año 1709, la 4711", la primera agua de colonia del mundo, y que aún hoy se fabrica conservando el secreto de su fórmula.

El resto de lo que ofrece Colonia debe descubrirlo el viajero por sí mismo, ya que, como dijo Voltaire: "El secreto de aburrir a la gente consiste en contarlo todo".

Entradas Relacionadas
Colonia, una ciudad con vistas I
Mercados de Navidad en Colonia

30 comentarios :

  1. No es muy normal comentarse a sí mismo, aunque en esta ocasión lo haré para añadir un poco de información referente a esta entrada (larguísima, lo se). Pido disculpas por ocupar el primer puesto.

    Colonia fue la primera ciudad alemana que visitó el Guisante; la experiencia fue genial. De hecho, el primer libro que publicamos fue "Colonia, Una ciudad con Vistas", una versión bilingüe español / inglés, editada y comercializada a través de Lulu.com, con muchisimas imágenes de esta ciudad.

    Las imágenes fueron tomadas por todo el equipo de el Guisante que viajó allí: Mertxe, Inma, Josean, y Maribel. Yo me encontraba inmerso en grabar el que también fue el primer vídeo de el Guisante. Aquí he puesto parte de lo que grabamos en la Catedral, en especial las maravillosas vidrieras.

    Espero que os guste.
    Saludos a todos! :-)

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que la entrada es maravillosa (para nada se hace larga), y dan ganas de visitar la ciudad. Me encanta cómo habéis planteado la introducción, con el breve cuentito, y luego el repaso al arte y cultura de la misma, proponiendo lugares tan interesantes para conocer. ¡Jo, qué envidia, yo quiero escaparme hasta allí! ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues es una belleza de post y de ciudad, gracias por mostrarmela, es fascinante..

    ResponderEliminar
  4. Homo Libris, gracias!, aprecio de verdad tu comentario, porque se supone que entradas así, son exactamente lo que no hay que hacer, pero, te pones a escribir.... en fin, y salen así.
    Colonia es, de verdad, una ciudad genial, extraña incluso, con personalidad propia dentro del panorama alemán. Si tenéis ocasión de hacer una escapada, tres o cuatro días (en Diciembre, es perfecto), no lo dudéis.
    Un saludo!!

    Estodevivir ante todo, un saludo, y darte las gracias por leerte esta entrada!, y si además te ha gustado, pues contentísimos nos dejas.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto!!! es el cuento, pero bien contado, no? La verdad es que no sé muy bien cómo era.
    ¡Qué bonita entrada! de esas que hacen que me entre una envidia asquerosa y malsana, porque también quiero ir a esa ciudad tan preciosa, y lo de las pasterías ¡un golpe bajo!

    En serio, un sitio precioso y una entrada a su altura.

    ResponderEliminar
  6. Loquemeahorro, que bueno que viníste, jejejeje. Si que es una lugar genial, la verdad. Las pastelerías.... uffff, algún día escribiremos una entrada sobre las Pastelerías de Viena; o tal vez las de Hungría, no sabría por cual decidirme. En las húngaras, igual se animaban Monikita o Alvi.
    Veremos!
    Un abrazo!!
    Pdta.: se me ha pasado preguntarte. ¿Que es eso de Filipinas? ¿Has estado de vacaciones allí? Cuenta, cuenta....

    ResponderEliminar
  7. Hasta hablaréis del la tarta Sacher, qué pérfidos!!

    Yo estuve en Viena en el año 10 A.C., y no recuerdo que fuéramos a ninguna pastelería, pardiéz!

    Y las portuguesas? Tienen cierta fama ¿es cierta?

    ResponderEliminar
  8. Loquemeahorrola Sacher, ummm, con su cobertura, y ese chocolate...., estamos esperando al libro de cocina de Isi, a la que hemos echado de menos en la ronda mañanera..., y es que no me extraña, la verdad, menudo ladrillo que hemos colgado, jajajaja.

    En Portugal, los pastelillos de Belem, calentitos, se deshacen en la boca.... creo que tengo que ir a comer.
    :-D

    ResponderEliminar
  9. Tenía pendiente una visita a tu espacio y aquí estoy. Aún intento averiguar exactamente qué es ese Project y me siento algo perdida entre ciudades. Regresaré y seguiré investigando hasta poner patas arriba todos los posts viendo por dónde habéis estado.

    ResponderEliminar
  10. Ya estoy!!
    Es que lo he leído de dos veces, pero ya estoy!!

    Me encanta esta ciudad que sólo he visto en fotos, ya que un compañero de estudios pasó allí un año y medio, y las fotos que nos enseño eran todas preciosas. Además de la manera de vivir, de estudiar y de trabajar de allí, que no tiene nada que ver con la nuestra, y ya podíamos parecernos un pelín...

    Lo de las pastelerías sería una crueldad teniendo en cuenta que estoy a régimen estricto -es decir, que he conseguido (por fin) hacer las tres comidas que hace la gente normal, evitando desayunar 4 veces y merendar dos- porque estoy en plena operación bikini (mis vacaciones son a finales de septiembre). Pero mira, da igual, escribe sobre las pastelerías europeas, total, tengo que practicar mi fuerza de voluntad....

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho la entrada, y la verdad es que yo me muero por conocer su catedral desde que leñi un libro "las sombras de la catedral" que está basado en esa ciudad.

    ResponderEliminar
  12. Hoy he dado un repasón a este blog especial (¡Dios mío, cada día somos más, necesito un secretario urgente!)Pues esto vitrales, estas construcciones, me recordaron un viaje que hice (de trabajo, claro, no tenemos otra opción los cubanitos) a
    Sofía, Bulgaria, en 1990, donde visité una catedral que aún tengo grabada en la memoria. Me fascinan los vitrales, es más, para ser sincera, me hubiera gustado que la foto fuera más grande para recrear mi vista... el video no lo pude ver, mi conexión es lentísima, en fin. Pero disfrutar de este blog es ya un privilegio, así que volveré siempre, porque es la mejor forma para andar el mundo.
    AD.

    ResponderEliminar
  13. Elwen,
    encantados de que nos revises de arriba abajo ;-)
    Por supuesto hay una historia detrás de este proyecto, y con tanto cambio en la plantilla (antes la contábamos en la cabecera) es difícil de encontrar, te dejo un enlace a un post reciente donde la explicamos..
    on the road


    Isi
    menos mal, ya creía que teníamos al descubierto el paso de ronda!!
    Si, es verdad que los alemanes trabajan a otro ritmo, aunque en Colonia presumen de ser muy mediterraneos, menuda marcha tenían, con 2º y ellos en la calle en los puestos navideños...,
    Eso sí con esos frios no hay operación bikini que valga, se necesitan calorías: lentejas servidas en una hogaza de pan, sopas picantes, salchichas... vamos menú veraniego, jajaja.
    Tú, con tus horarios, el gimnasio..., tienes que estar perfecta, cada vez que te veo en una peli me digo, que guapa es esta Isi (Pilar Ayala es tu nombre artístico ¿no? )

    Eva
    la verdad es que leer sobre un destino es ya una forma de empezar el viaje, gracias por el título, sólo por la catedral merece la pena ir!!

    Ade
    gracias por el repaso, y no te preocupes, estamos buscando becarios que nos hagan de secretarios de blog, mira que es difícil estar a tiempo en tantas partes,jejeje.
    Las vidrieras son una maravilla, impresiona pensar que con la devastación que sufrió la ciudad, la catedral se mantuvo en pié y la mayoria de las vidrieras también..., siento lo de la conexión, puedes ver las fotos más grandes haciendo click en ellas

    Hasta pronto ;-)

    ResponderEliminar
  14. muy completa la entrada!!
    no conozco colonia, la única ciudad alemana que conozco es berlín, y me encantó, me sorprendió gratamente y me fascinó la cordialidad de los alemanes.

    un saludo, viajeros del guisante!!

    ResponderEliminar
  15. Jope, a dos graditos y en la calle; yo me acuerdo un invierno hace 3 años (creo) que estábamos a -10 y te juro que hasta me dolía la cabeza del frío.
    POr cierto ¿habéis visto las vidrieras de la catedral de León? A mí me encanta cuando las iluminan por la noche desde dentro ¡¡es preciosa!! (tengo una anécdota con lo de la iluminación, ya os la contaré)

    Ayyy Sí, es mi nombre artístico, y ya podía ser yo misma también.
    Verás, Maribel, resulta que en verano doy menos clases (la mitad, más o menos) pero mi barriguita no se debe de dar cuenta y me pide lo del resto del año, y tengo que tener cuidado porque me pongo como una bolita.
    Es la triste realidad: no soy de esas que comen lo que quieren y no engordan, yo me mantengo porque doy 15 horas semanales, sino, no querría yo verme...

    ResponderEliminar
  16. Ismael
    ya tienes algo más por lo que te envidiamos, has estado en Berlin!!, a nosotros también nos sorprendieron los alemanes...

    Isi
    Sólo hemos llegado a 17 bajo cero, esquiando, no es lo mismo jajaja, que frio; lo llevo mejor que el calor, que conste.
    Que nostalgia las vidrieras de León, fijaté si nos gustaron que después hemos enviado viajeros a conocerlas, lastima que no tengamos fotos digitales, habrá que volver....León es una ciudad muy querida por nosotros.
    Cuenta lo de la iluminación!!!

    Ya me conozco lo de entrenar muchas horas y que el cuerpo se acostumbre, aunque estoy segura de que estás estupenda ;-)

    ResponderEliminar
  17. Es una tontería, pero lo voy a contar.

    A veces entro en la catedral, sólo porque me gusta mirarla por dentro, esos techos y arcos, las vidrieras, etc. Y una vez que entré, le pregunté a la chica de información que, si de noche y con la luz de dentro encendida, se verían igual las vidrieras por fuera de la catedral, y me respondió que sí.
    Ya se que es una pregunta estúpida, pero es que de repente me entró la duda y yo soy de esas que preguntan cualquier cosa, aunque sean estupideces :))

    Y el tema es que ese verano mismo, por las noches de 12 a una empezaron a iluminar por dentro la catedral, apagando los focos de fuera para que el efecto fuera más bonito. Y lo que quería decir (que es la anécdota misma) es que me parece que fue gracias a mi aportación en forma de pregunta tonta lo que dio pie a que lo hicieran.

    La siguen iluminando de esa manera las noches de verano; es muy bonito!!

    Era eso.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, Isi, ahora respondo yo (vaya lío que nos traemos). Es una anécdota bonita, y encima con un resultado inesperado y genial, menudas ganas dan de ir a verlo!!

    Luego también te quiero decir que más estúpido es no preguntar. Además, la respuesta no era obvia, mira tu por donde.
    El hecho de que la catedral se encuentre iluminada por dentro, no implica necesariamente que las vidrieras se vean bien de noche y desde fuera, sino que deben ser iluminadas expresamente para ello. Hay que estudiar la intensidad de luz que se proyecta sobre ellas, el ángulo, etc. No vale con que esten iluminados el ábside y las naves laterales, o al menos, no siempre.

    Así que cuando tengas curiosidad, pregunta.

    ResponderEliminar
  19. Isi, a mí me parece una maravilla que preguntes cualquier cosa, aunque parezca algo obvio. Dicen por aquí que preguntes, y te responderán hasta que sepas; haz ver cuánto sabes y te preguntarán hasta que no sepas...

    Lo de la catedral y la iluminación interior me parece, además de una idea alucinante, algo necesario. Iluminamos los edificios todas las noches, pueden quedar bonitos, no digo que no, muy turísticos además, pero estos monumentos no debían estar iluminados en otra época, y si no lo hiciéramos, además de actuar de una forma más sensata (y menos contaminante) podríamos descubrir maravillas como la que comentas y, de paso, volver a descubrir la iluminación de nuestros cielos, que hemos perdido en todas las grandes ciudades, y cuya calidad se ha deteriorado en prácticamente toda nuestra geografía.

    Por cierto, hablando de preguntas "estúpidas", te pregunto: ¿cuatro desayunos? ;D

    ResponderEliminar
  20. Homolibris
    hablamos mucho sobre la contaminación lumínica, precisamente estos días resulta difícil buscar un lugar donde ver las lluvias de estrellas.( Perseídas, en otras fechas Leonídas, Gemínidas...)

    Son muchos los lugares que hemos descubierto en nuestros viajes, donde la noche es noche y no existe esta cultura de sobreiluminación, un ejemplo es Death Valley del que hablamos en entradas anteriores, pero también ciudades europeas minimanente alumbradas de noche.

    Cada vez más huímos de las ciudades para ver un cielo limpio, recordando como de pequeña en julio y agosto contemplaba el camino de Santiago perfectamente definido en las noches de Burgos.


    Y lo dicho, tu Isi pregunta !

    ResponderEliminar
  21. vale, me quedo con lo de preguntar; me ha encantado la frase de homolibris.

    Aunque contamine y no se pueda ver el cielo, he de decir que la iluminación de los monumentos por la noche, algunas veces me parece preciosa, como que destacan más que de día.

    ResponderEliminar
  22. Como sabéis yo también estuve en Colonia, aunque sólo tuvimos tiempo para visitar la catedral, que me dejó impresionado. Y cuando empezaron a tocar las campanas desde luego entendí cómo hace siglos la gente se iba a las cruzadas o dónde les dijeran porque es un lugar realmente impactante.

    Así que os agradezco este post en los que habláis de otros tantos lugares fascinantes de esta ciudad alemana que no tuve la suerte de visitar. Bueno, desde luego quiero volver a Colonia y ahora ya sé dónde. Os mando un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Yo digo que los guisantes deberían organizar viajes con ellos como guías y así todos seríamos felices ¿se imaginan viajar con semejantes acompañantes, que conocen lo que hay que ver, la historia detrás de lo que hay que conocer y además, cuentos que vienen al caso? Yo sería la más feliz haciendo esos viajes…la entrada, toda ella, todita (así sea larga) es una maravilla. ¡Gracias Roberto y Maribel por permitirme viajar así con ustedes!

    ¡Pensar que la ciudad lleva el nombre desde el año 50 D.C.! ¡mi ciudad se fundó en 1532! Colonia si que es vieja…¡guau! ¡y esos vitrales! Son pre-cio-sos…¡que bella catedral! ¡artistas! ¡museos! Bueno, ha sido increíble ir de su mano. ¡Gracias!
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  24. Isi, es cierto, los edificios quedan preciosos iluminados, nosotros siempre decimos que las ciudades merecen dos visitas, una de día y otra nocturna; aunque HomoLibris, también tiene razón... es complicado aunar ambas opciones.

    Luis!, tu post sobre Colonia nos gustó mucho, ya lo sabes, y si nosotros ahora podemos devolverte el buen sabor de boca, fenómeno. Espero que puedas volver, merece la pena.

    Ale, que te conste que viajas con nosotros..., en nuestro pensamiento; nos acordamos mucho de ti.

    Organizar viajes dices, jejejeje, bueno, aquí tendrían que opinar nuestros compañeros de fatigas, pero creo que estaríamos encantados. Organizar un viaje literario con el club de lectura ya se nos ha pasado por la cabeza.

    De momento estamos embarcados en otro, El Viaje que Surgió del Frío podríamos llamarlo...

    ResponderEliminar
  25. Estuve enla Cabalgata del Lunes de las Rosas...impresionante. Os recomiendo ir en esta epoca a visitarlo porque merece la pena verlo en vivo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  26. Gracias por la visita, hablando de la cabalgata :

    Ya hemos hablado de la famosa agua de Colonia 4711

    Lo que quizás no sepa todo el mundo es que el número 11, presente en los dos últimos dígitos antes mencionados, es el número de esta bella ciudad alemana.

    El día 11 del mes 11 a las 11 horas y 11 minutos es el momento de la fiesta y de la "locura" de Colonia. Comienza su carnaval, que no eclosionará, no obstante, hasta finales de enero y especialmente en la semana previa al comienzo de la cuaresma.

    Entonces Colonia es una "locura" de desfiles de máscaras y cortejos. Y el más espectacular de todos ellos, la multitudinaria "Rosenmontagszug" (Cabalgata del lunes de las rosas), atrae hasta esta ciudad a más de dos millones de personas.

    Esta fiesta es llamada la fiesta de los locos, porque supuestamente el 11 es el número de los locos... Y ya sabe que "de santos y de locos, todos tenemos un poco"..

    ResponderEliminar
  27. He estado en un par de ocasiones en Colonia y no he visto ni la mitad -seguramente ni la cuarta parte- de las cosas que citáis: ¡hay que volver! Estupenda entrada.

    (Ya disculparéis que comente con tanto retraso, pero agosto ha supuesto para mi un parón y estoy poniéndome al día ...)

    xG

    ResponderEliminar
  28. XGaztelu
    también nosotros hablamos de volver a Colonia todavía nos reímos por el entusiasmo con el que un guía alemán, nos decía la suerte que habíamos tenido al no poder ver el retablo de Stphan Lochner de la catedra l(seguro que tú si lo has visto), que estaba cerrado, y poder disfrutar de las tablas de cierre, que normalmente no puede verse ;-)
    Unos mostruos!

    ResponderEliminar
  29. Ja, ja, recuerdo al guia que dice Maribel, nosotros todos desilusionados por no poder ver el triptico y el animandonos diciendo que era una ocasion unica verlo cerrado...
    Que bien nos lo pasamos, ademas de las visitas tambien hay que ocntar que como suele ser habitual en el guisante, comimos y comimos, y comimos..., y tambien bebimos el vino calentito, ay..., que recuerdos, seguro que algun dia volvemos y volvemos a celebrar alli mi cumple.

    ResponderEliminar
  30. Es verdad, Inma, qué bien lo pasamos!!, si que comemos, pero y lo que andamos ¿qué?, que nadie se crea que se puede viajar con El Guisante sin entrenar...

    Tenemos patentadas las caminatas nocturnas, con risas y safari fotográfico incluido ;-)

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial