junio 25, 2009

Mision La Purisima en California

Interior de La Purisima Misión

Las misiones dejaron en California una huella imborrable. Ello tiene su reflejo tanto en la presencia de restos físicos, como de numerosos topónimos.

Su recuerdo e importancia se hacen patentes a medida que recorremos el estado; podemos encontrar antiguas misiones completamente recuperadas, ruinas o barrios como el de San Francisco llamado precisamente Mission, recordando a la que aun hoy se levanta allí.

Paneles informativos de La Purisima

El clima de California ayuda en parte a la conservación de los edificios; no así su convulsa historia, marcada por numerosos conflictos, que llevaron a la práctica destrucción de no pocas misiones. Hoy dia, sin embargo, son cada vez más las que se restauran, con mayor o menor fortuna, ya que constituyen un poderoso foco de atracción turística.

Aquí hablaremos de una Misión, no tan famosa como la de Carmel, o la de San Luis Obispo, pero sí mucho mayor y más auténtica: La Purísima.

Comedor de La Purisima Mision

En La Purísima Mission State Historic Park, el tiempo no solo se detiene, sino que retrocede, hasta 1820, gracias a los trabajos de restauración llevados a cabo y que han dado a la misión el aspecto que presentaba por aquel entonces.

Fundada en 1787, es la décimo primera de las veintiún misiones creadas en California. La Purísima Misión forma parte del llamado Camino Real original. Los misioneros españoles abrieron esta vía a finales del siglo XVIII, desde San Diego a Sonoma. La primera misión la fundó Fray Junípero Serra, en 1769, estableciendo con ello las características de un tipo de construcción en adobe que hoy perdura en ranchos y urbanizaciones neocoloniales.

Recorrer las 21 misiones que une el camino constituye una forma diferente de conocer California.

Dormitorio principal en la Purisima Mision

La Purísima se encuentra en un enclave magnífico, y un factor fundamental para su desarrollo fue la presencia de un curso permanente de agua, lo que le permitió convertirse en un asentamiento de notables dimensiones, siendo necesario emplear al menos dos horas y media para recorrerla completamente, sin tener en cuenta la visita al museo, el tiempo que necestiamos para realizar fotografías, o el dedicado a reponer fuerzas.

Salita de la Purisima Mision

La sensación de autenticidad la tenemos desde el primer momento, ya que se conservan la mayoría de los edificios, y en su restauración se han incorporado los materiales rescatados de los restos de la Misión, así como otros provenientes de la zona. Incluso se han restaurado el acueducto y el sistema de canalización del agua.

Además, se ha habilitado una zona para picnic, y una red de caminos de más de 25 millas, recorre los alrededores para alegría de los aficionados al senderismo. También se puede realizar a caballo. Si optamos por cualquiera de estas formas de visita, hay que tener cuidado con las serpientes de cascabel, especie protegida, y que tienen allí su hogar. Es un consejo que os damos desde la propia experiencia.


Talleres de la Purisima Mision

Una vez dentro del recinto de la misión, asomarse a las diferentes estancias se convierte en un viaje en el tiempo, ya que se encuentran muy bien surtidas, tanto de mobiliario como de objetos de la vida cotidiana.

La visita resulta amena, y resguardada del calor, lo que invita a hacerlo sin prisas, deteniéndose en las habitaciones, y, para muchas personas supone un reencuentro con gran cantidad de objetos de su infancia.

17 comentarios :

  1. La verdad es que visitaría sin dudarlo estos edificios cargados de historia. Como bien decís, las reformas se hacen necesarias y en ocasiones llegan demasiado tarde, aunque hoy día suelen restaurarse para usarlos como hoteles o paradores, generalmente de lujo, algo que les hace perder un poco su encanto primigenio.

    Por cierto, el título de la entrada me trajo a la memoria, como un flash, al grupo de rock gótico The Mission. Sé que no tiene nada que ver, pero es que tenía que decirlo, jejeje. Y justo después de eso, traduje al castellano y lo que me vino a la cabeza fue la increíble película La misión, con Robert de Niro y Jeremy Irons y, claro está, la inmortal música creada para la misma por el genio Ennio Morricone.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Claro que es grande la Purísima. La recordamos muy bien, y lo que nos costó encontrar a una del grupo que por hacer mil fotos se olvidó de nosotros.
    En esta misión no falta detalle alguno para ver como vivían misioneros e indígenas, cultivando la tierra, criando ganado y fabricando ellos mismos todo lo que necesitaban. Una verdadera lección de historia como vuestro blog.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada, bueno, realmente me da un poco de envidia, pero bueno, queda perdonado por las fotos y la descripción. ¿Cuándo fuiste? Parece que fue un grupo, según el comentario de los tiramillas, ¿no?
    Saludos,
    AD.

    ResponderEliminar
  4. En mis planes tengo, en cuanto pueda, viajar a California, así que ésta maravillosa descripción de Las Misiones me servirá de guía cuando lo haga, que no será por ahora, pero el post me ha avivado el deseo de ir. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Homo Libris, recuerda mucho a la película, es verdad, en parte de ahí el título :-D En función del uso que se les dé, pueden perder parte de su encanto, aunque si la otra opción es la pérdida de un patrimonio histórico, pues no queda otro remedio que aceptar su conversión en hoteles o centros culturales. Afortunadamente no siempre ocurre, y las misiones californianas son un ejemplo; convertidas en "museos", albergan la parte más terrena, y en algunos casos siguen teniendo actividad religiosa.
    Un saludo, y buen finde.

    Tiramillas, bueno, qué voy a decir de la misión que no sepáis... Aunque costó llegar, el sitio merecía la pena. Si, si, ya sé lo que estáis pensando ;-D

    Milibrería Hola AD, no voy a decir que me alegra dar un poco de envidia, aunque estoy contento porque significa que te ha gustado la entrada... Estuvimos en el verano del 2008, y los Tiramillas forman parte de El Guisante Verde Project, eso si, tras haber superado duras pruebas. Nuestra selección para acompañarnos de viaje es muy exigente :-DD.
    ¡Buen fin de semana!

    Estodevivir, me alegra que el post te haya gustado. Siempre digo que hay tantos viajes como viajeros, y respetando eso, te aconsejaría que planifiques bien lo que quieres ver. Es un viaje genial, de hecho nosotros hemos ido dos años y nos queda mucho por ver. California es inmensa.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. NO se si podré escribir, mientras me ahogo en envidia.
    Entre mis asignaturas pendientes está conseguir cruzar el Atlántico.
    Mientras que lo consigo, vuestros post además de hacerme soñar, me ayudan a disfrutar "por adelantado" de esos lugares.

    ResponderEliminar
  7. Lammermoor, el día que menos lo esperes, te verás allí, como nos pasó a nosotros, y, al menos en Estados Unidos, te invade una sensación extraña. Por una parte la novedad, la emoción, el deseo de verlo todo; por otra, tienes la impresión de conocer los lugares, de estar dentro de una película.
    Ya nos contarás.
    Un saludo, y buen finde.

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno poder sumergirse por esa misión tan llena de historia. Vuestros viajes me sorprenden siempre. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Luis, tienes razón sumergirse en ellas es como formar parte de una lección de historia, una muestra de como se aprovechaban los recursos, haciendo su propio jabón, sus muebles, la forja..., hasta formar un entorno casi autosuficiente. Algo deberíamos aprender....
    Un saludo y buen finde!

    ResponderEliminar
  10. Queridos Guisantes:

    Cuando leía esta entrada pensaba "mmm..creo que esta entrada la ha escrito Roberto"...y al ver quien responde los comentarios creo que tengo razón...ya me dirán ustedes :)

    ahhh, uno tiene la sensación de estar haciendo el viaje al leerlos, cosa que me da harto gusto porque leo que son muy exigentes con sus acompañantes...no se si diera yo el ancho, así que es un placer viajar cibernéticamente de su mano cuando menos ;)

    Un saludo a todos,
    Ale.

    ResponderEliminar
  11. Ale, me parece que ya nos has pillado, jejeje, pero no te fíes, aunque conteste yo, es algo circunstancial. Lo hacemos indistintamente; da igual quien cree la entrada, pero esta vez tienes razón. :-D
    Por cierto, no sabes hasta que punto exigimos..., jajajaja, pero seguro que tu dabas el ancho, el alto y el fondo, no tengo ninguna duda, sería un gusto viajar contigo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Yo me quedo alucinada de los lugares tan interesantes que visitáis. Por las fotos, el sitio parece precioso, y no me puedo imaginar sus dimensiones cuando dices que tardas horas en recorrerlo todo.

    En fin, yo no soy muy viajera, pero me ha encantado y, además, lo habéis expuesto estupendamente, como siempre!

    ResponderEliminar
  13. Isi, bienvenida de tus ¡cortas!, vacaciones. Me hace gracia que digas que no eres muy viajera, porque yo no puedo imaginarme sin viajar, :-D
    Me alegra que te haya gustado leer la entrada porque nos gusta especialmente mostrar lugares pequeños y tal vez desconocidos, pero que nos ayudan a comprender la historia del ser humano, con su grandeza y, a veces, sus miserias.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. soy psíquica como mi hijo...jajaja..me dió gusto saber que atiné a saber quien escribió esta entrada.

    Y bueno, entonces, si doy el ancho (ese segurito aunque ya me puse a ejercitarme) ya veré a dónde vamos mi charro negro y yo un día con los guisantes :-) ¡que felicidad!

    ResponderEliminar
  15. Ejem. Aquí, una servidora que se dejó arrastrar por la emoción del tiempo y el discurrir de los siglos entre las paredes de la Purísima. Confieso que suelo perderme distraída en los museos, pero en este caso, y pese a que YA HABÍAIS AVISADO A LOS RANGER, creo se puede disculpar mi "pérdida" transitoria y ausente de peligros por la misión. La verdad, es muy recomendable visitar una d elas misiones si se viaja a California, de hecho, para algunas personas resulta muy emocionante porque es una trasposición cultural. En medio de los estados Unidos unos siente que ha vuelto a la península o algo similar, es raro, familiar y precioso, todo a la vez. De entre las que conozco, sin embargo, recomendaré dos: La Purísima, en primer lugar, la misión en Santa Bárbara, y quizás la que se encuentra en Carmel by the Sea. Aunque la mejor, en mi opinión es la de La Purísima. Execelente post, guisantes. Gracias por recordarnos aquel maravilloso y "perdido" día.

    ResponderEliminar
  16. Monika, Monikita, te pierden las fotos ...
    Qué pena que cuando estuve yo en California no nos acercamos a ver ninguna, pero todo no se puede... Lo dejaremos para la próxima vez.
    Muxutxuk para ambos.

    ResponderEliminar
  17. Ale pues mira, no te lo iba a decir tan pronto, porque no se si tenemos confianza suficiente, perooooo..., uno de los viajes que tenemos en el tintero, y más pronto o más tarde verá luz, es la Ruta Maya, así que, ¡¡quien sabe!! un día de estos los guisantes llaman a tu puerta.
    Un abrazo.

    Monikita, a los rangers no se, pero cualquier día sales en los más buscados de..., claro que no había peligro, pero, hombre, precisamente por eso, era un recinto controlable, y parecía que se te había tragado la tierra. Ahora, fotos, lo que se dice fotos, sí que hiciste ;-D, para hacer un libro, así que venga, ya sabes.
    Bsss.ss

    Jo, Mertxe, como digo yo lo vas a tener en el termo ni sé cuanto, ¿eh? Que sí, que sí que la próxima escapada californiana te llevamos...
    jejejejeee

    ResponderEliminar

Déjanos un comentario, es gratis y sienta genial